Mercosur

Información General


El Mercado Común del Sur (Mercosur) fue creado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay en marzo 1991 con la firma del Tratado de Asunción. Originalmente fue establecido con el objetivo ambicioso de crear un mercado común entre los países participantes. Este acuerdo no representó una acción diplomática aislada, sino que fue el resultado de un largo proceso de aproximación entre los países miembros. La creación de la Asociación Latinoamericana de Libre Comercio (ALALC) en 1960, luego reemplazada por la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI) en 1980, y el proceso de integración entre Brasil y Argentina que comenzara con la suscripción del Acuerdo bilateral de Integración de 1986, son todos antecedentes relevantes para entender el proceso de implementación de este bloque.


Como resultado de los documentos legales surgidos al amparo del Tratado de Asunción, cerca del 95% del comercio intra-Mercosur actualmente se lleva a cabo libre de barreras arancelarias. Se ha acordado un Arancel Externo Común para prácticamente casi todas las posiciones del Nomenclador Arancelario, con amplia implementación desde el primero de enero de 1995. Para el año 2006, con la finalización del período de convergencia ascendente y descendente de los aranceles nacionales que todavía están excluidos, el AEC será utilizado para todo el universo arancelario.


El Protocolo de Ouro Preto firmado por los cuatro países en diciembre 1994 fue significativo para la estructura institucional del Mercosur e inició una nueva fase en la relación entre los países miembros, adoptando la decisión de comenzar a establecer un mercado común. El Protocolo reconoce la existencia legal del bloque bajo el derecho internacional, otorgándole la autoridad para negociar, en su propio nombre, acuerdos con terceros países, grupos de países y organismos internacionales.


Hoy en día, Mercosur es una realidad económica de dimensiones continentales, abarcando un área de 11.863.000 kilómetros cuadrados, o más que cuatro veces el tamaño de Europa. Mercosur representa un mercado potencial de más de 200 millones de personas y un PBI conjunto de más de un billón de dólares estadounidenses, lo cual lo coloca entre las cuatro economías más grandes a nivel mundial, después de la UE, NAFTA y Japón.


En 1996, se suscribieron acuerdos de asociación con Chile y Bolivia y en 2003 con Perú, estableciendo zonas de libre comercio con dichos países bajo la fórmula 4+1. En octubre 2004, Mercosur y la Comunidad Andina (Bolivia, Ecuador, Colombia, Perú y Venezuela) firmaron un acuerdo que establecerá una zona de libre comercio de 350 millones de personas. En adición, México también se encuentra en el proceso de convertirse en un Estado Miembro Asociado del Mercosur. Mercosur también está llevando a cabo negociaciones con la Unión Europea para la liberalización del comercio, además de ser una fuerza activa en el proceso negociador del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Otras consultas importantes están siendo llevadas a cabo con una amplia gama de socios comerciales, tales como la SADC (South African Development Community), CER (Australia-New Zealand Closer Economic Relations Trade Agreement), CIE (Community of Independent States), India, Corea del Sur, China, Japón, Egipto e Israel.


Esta amplia agenda externa es una clara muestra de que el Mercosur es un ejemplo de regionalismo abierto, en el sentido de que no es un “obstáculo” a la globalización del comercio mundial. Es realmente natural que Mercosur practique el regionalismo abierto, desde que ha sido concebido, precisamente, para incrementar y mejorar la participación de las cuatro economías que lo componen en la economía mundial.


Mercosur tiene también una amplia agenda interna, que se extiende más allá de los temas económicos y comerciales. En esta estructura institucional, hay varios grupos de trabajo abordando la denominada “dimensión social del Mercosur”, que cubre áreas tales como educación, cultura, medio ambiente, justicia, protección al consumidor y temas laborales. Si bien se busca una profunda integración en todas estas áreas, Mercosur adopta un enfoque flexible, a través del cual cada avance o progreso se realiza “paso a paso” y tras la consolidación de conquistas o logros previos. Por ejemplo, si bien el “Tratado de Asunción” previó que el Mercado Común debía estar implementado para fines de 1994, los estados miembros decidieron revisar el calendario y concentrarse en completar una Unión Aduanera, teniendo en cuenta las complejidades enfrentadas durante el curso de las negociaciones.


Mercosur también creó un mecanismo común para consultas políticas, el cual fuera formalizado en 1998, en el cual los cuatro países más Bolivia y Chile participan como miembros plenos del denominado “Mercosur Político”. En este contexto, han adoptado importantes compromisos, tales como en defensa de la democracia y declarando a la región libre de armas de destrucción masiva.


En 2003, varios eventos importantes contribuyeron al fortalecimiento del Mercosur. Los nuevos presidentes de Argentina y Brasil, Presidentes Kirchner y Lula da Silva, han puesto al Mercosur al tope de la agenda política. Entre varias iniciativas, se puede subrayar el nombramiento del Sr. Duhalde, ex-presidente de Argentina, como presidente de la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur. Un Tribunal de Solución de Controversias también ha sido creado con la mira de fortalecer la institucionalización del Mercosur. Sus cinco miembros han sido designados y el Tribunal ya está establecido y funcionando desde enero 2004.


Importantes documentos legales del MERCOSUR




Footer is here.